viernes, 13 de mayo de 2016

10 alimentos que puedes comer después de caducados


La fecha de consumo preferente y la fecha en la que, de verdad, no se debe consumir el producto suelen ser muy confundidas, haciendo que se tiren a la basura algunos alimentos
La fecha de caducidad siempre ha sido un tema muy polémico entre la población. Las fechas de consumo preferente y la fecha en la que, de verdad, no se debe consumir el producto suelen ser muy confundidas, haciendo que se tiren a la basura algunos alimentos que todavía pueden ser consumidos.
Es el caso de los 10 productos que te ofrecemos a continuación, los cuales se pueden ingerir una vez pasada la fecha de caducidad, puesto que no suponen ningún riesgo para la salud. Tan sólo pierden su color, su olor o sus propiedades.
  1. Huevos. Aunque pensemos todo lo contrario, este alimento es uno de los que más duran, sobre todo si se mantiene correctamente refrigerado. No obstante, en los restaurantes no está permitido su uso. Existen muchos trucos para saber si un huevo es fresco o no.
  2. La miel. Aunque este producto no caduca, sí va envejeciendo y perdiendo sus propiedades. Los expertos apuntan a que bien conservadas, las mieles más naturales pueden llegar a durar hasta seis años con todas sus propiedades.
  3. Cereales. La baja humedad que tiene este alimento permite que se pueda consumir después de superar su fecha de caducidad, mientras se mantengan en un lugar seco.
  4. Pimentón. Las propiedades, el color, el sabor y el olor pueden perderse si se traspasa la fecha de caducidad de este producto. Y esto ocurre un año o dos después de superarla.
  5. Canela. Con esta especia ocurre exactamente lo mismo que con el pimentón. El delicioso aroma de la canela puede perderse con el paso del tiempo, pero no supone un riesgo para la salud si se consume después de la fecha preferente.
  6. Aceite. Mientras no se exponga a la luz solar, se podrá consumir sin después de superar la fecha de caducidad. Lo único que puede ocurrir es que su sabor se vuelva algo rancio.
  7. Conservas. Este producto se puede consumir después de caducar, pero hay que estar atentos a que los envases no estén deformados, hinchados y oxidados.
  8. Refrescos. Es aconsejable mantener los refrescos en lugares secos y a la sombra para mantener sus propiedades, no obstante, estos productos empiezan a perder el gas unos nueve meses después de caducar.
  9. Pasta fresca. Según la OCU, si este producto está bien refrigerado, puede consumirse hasta tres semanas después. La pasta seca, sin embargo, tiene una vida útil mucho más extensa.
  10. Chocolate. Este alimento puede consumirse de forma indefinida después de superar su fecha de caducidad, aunque puede cambiar su sabor y su color

lunes, 2 de mayo de 2016

Los cinco alimentos “prohibidos” que ahora son buenos para la salud


Durante años fueron demonizados, pero ahora los especialistas dicen que se deben incluir en la dieta.
Las directrices y recomendaciones nutricionales están en constante revisión. Lo que era considerado como ‘malo’ ahora es ‘bueno’ o al revés, acorde a las nuevas investigaciones.
Esto genera que sea difícil, incluso para los científicos, mantenerse al día con los alimentos que son saludables y los que no.
Es por eso que Scott Harding, profesor de ciencias de la nutrición en el King’s College de Londres, puso en la mira cinco alimentos que hasta hace muy poco eran considerados como los “villanos” de la buena alimentación.

Huevos

Durante mucho tiempo se pensó que los huevos eran malos para el corazón. Un huevo grande contiene 185 mg de colesterol. Sin embargo, durante los últimos 20 años, la nutrición y la investigación médica demostraron repetidamente que los consumos normales de colesterol en la dieta tienen muy poca influencia sobre los niveles de colesterol en la sangre de una persona.
Los expertos en nutrición están corrigiendo los registros de los huevos y otros alimentos que contienen colesterol (como el hígado de pollo y los mariscos) que fueron apartados de la dieta ante la preocupación por parte de las directrices dietéticas.
Los huevos son una excelente fuente de proteínas, grasas saludables, y varias vitaminas y minerales.

Margarina y manteca

grasas buenas manteca 1170 4
Un experto sostiene que las grasas lejos de contribuir con los problemas cardíacos, pueden proteger al corazón y favorecer a la diabetes tipo 2
Un experto sostiene que las grasas lejos de contribuir con los problemas cardíacos, pueden proteger al corazón y favorecer a la diabetes tipo 2
La historia de las grasas para untar, como la margarina y la manteca, es probablemente una de las más confusas en la alimentación.
El origen de la margarina, que está hecha de grasa vegetal, se remonta a mediados de la década de 1800. Desde ese momento, ha reemplazado a la manteca en la mayoría de los países desarrollados.
Este cambio se vio impulsado por su menor precio en comparación con la manteca, así como por recomendaciones de profesionales de la salud que incitaban a comer menos grasas saturadas con el fin de prevenir la enfermedad cardíaca coronaria (CHD).
Si bien este cambio en las grasas saturadas comenzó a mostrar una disminución de la incidencia de enfermedades coronarias en la población, los investigadores también identificaron una relación independiente entre las grasas trans (una grasa que se produce cuando las grasas vegetales son parcialmente hidrogenadas para hacer margarinas) y las enfermedades del corazón.
Una vez que este enlace fue confirmado por varios estudios, los organismos reguladores de todo el mundo trataron de eliminar las grasas trans de la dieta.
La industria alimentaria reaccionó rápido e impulsó una margarina ‘libres de grasas trans’.
Pero todavía hay una confusión entre los consumidores en cuanto a si son seguras.
La respuesta es sí, según el experto, siempre que la etiqueta de los alimentos no figure “aceite vegetal parcialmente hidrogenado” como ingrediente.
 

Papas

Papas
La papa es uno de los pocos vegetales considerados como “malos”. Debido a que es un alimento de alto índice glucémico, tiende a ser agrupado con otros elaborados a partir de los hidratos de carbono refinados y se los recomienda evitar.
Sin embargo, las papas son una fuente rica en hidratos de carbono, vitamina C, vitaminas del complejo B y minerales.
La forma de prepararlas también cambia los aspectos de esos almidones que acumulan mala reputación.
Cocinar y enfriar las papas aumenta la cantidad de almidón resistente. Este componente actúa como la fibra dietética en la digestión que ‘resiste’ en el intestino, lo que podría tener un impacto positivo en las bacterias intestinales.

Nueces

NUTRIGLAM galería huesos fuertes nueces 1583
Las nueces también solían tener una mala reputación. Decían que son altas en grasas y que tienen muchas calorías, lo que llevó a evitarlas por todas aquellas personas que buscan perder peso. Sin embargo, hay pruebas crecientes para asegurar que los frutos secos crudos son la clave en una dieta saludable para mantener un peso adecuado.
Un informe reciente, publicado en el British Journal of Nutrition, demostró que comer frutos secos crudos reduce la muerte por enfermedades cardiovasculares, enfermedades coronarias y muerte súbita cardíaca.
Aunque los estudios aún están en curso para determinar qué componentes de los frutos secos son los que promocionan estos resultados positivos, ya se conocen los beneficios nutricionales.
Los frutos secos crudos contienen proteínas, grasas saludables (bajos en grasa saturada y alta en monoinsaturadas y poliinsaturadas), fibra dietética y micronutrientes.
“Hay que recordar que cuando se trata de alimentos y salud: todos los alimentos encajan en una dieta saludable. No hay que caer en la trampa de creer en la ‘súper comida’ o ‘mala'”.

Lácteos

Lacteos
Los aspectos positivos de los lácteos incluyen un alto contenido de proteína y calcio.
El contenido de grasa y el tipo de grasa son importantes a la hora de elegir productos lácteos ya que algunos contienen altos valores de grasas saturadas.
A pesar de que es mejor evitar una dieta alta en grasas saturadas (un factor de riesgo para las enfermedades del corazón), el consumo regular de productos lácteos no tiene por qué ser una preocupación.
Debido a que hay numerosos estudios que apuntan hacia los aspectos saludables y no saludables de los productos lácteos, es difícil recomendar la ingesta o tipos específicos de alimentos lácteos para mejorar la salud.
En los recientes cambios en las directrices que brindó el Reino Unido, siguen estando como parte de un plan de alimentación saludable, siempre y cuando las opciones sean bajas en grasa

martes, 19 de abril de 2016

Concejales peronistas arman "liga" por la "unidad"



Concejales peronistas de distritos clave de la primera sección se reunieron hoy en San Miguel con la idea de definir una "agenda común de trabajo" y en ese marco convocaron a "fortalecer el espacio con las mejores propuestas de un peronismo que tiene que estar unido".

"En un momento tan difícil para la gente, nosotros tenemos que trabajar fuertemente y con mucha responsabilidad por la unidad del peronismo", dijo al respecto el presidente del Concejo Deliberante de Escobar, Jorge ‘Acero’ Cali al término de un encuentro que se realizó en San Miguel.

En esa propuesta coincidieron los concejales locales Juan José Castro y Sebastián Cáceres; el  vicepresidente del HCD de San Isidro,  Fabián Brest; y el edil Juan Fortini, de Marcos Paz, entre otros referentes peronistas de la primera.

"Tenemos que trabajar en unidad para resolver problemas de la gente que son muy graves y urgentes, como los despidos, la falta de empleo, un tarifazo brutal en servicios escensiales y comercios que comienza a bajar sus persianas", alertó por su parte el concejal  Juan José Castro.

En tanto, el vicepresidente del Concejo de San Isidro, Fabián Brest, dijo que “es importante el trabajo de todos los compañeros de la primera en la unidad del peronismo, pero también nos une una agenda política y legislativa que tiene que ver con lo que viene llevando a cabo el gobierno nacional que repercute de manera negativa en los vecinos más vulnerables de los distritos”.

martes, 29 de marzo de 2016

Stolbizer a la Corte


El planteo impulsado desde el Massismo estos últimos días para sumar mujeres en la Corte Suprema, ha puesto a Margarita Stolbizer en el centro de los debates. Sergio Massa en campaña presidencial propuso a Margarita para ese puesto, y hoy ha vuelto al ruedo con una fuerte campaña de instalación de este tema.
Las valoraciones periodísticas, políticas, de especialistas y ciudadanos desde las redes sociales, dejan como resultado un gran consenso respecto a la idoneidad de Stolbizer para ocupar dicho cargo. No solo cumple los requerimientos constitucionales para el puesto, sino que además cuenta con una trayectoria de vida y calidad humana que termina teniendo mayor peso que las consideraciones técnicas del puesto. Y es en esto último donde debemos enfocarnos.
Es poco inteligente limitar el debate del análisis de los miembros de la Corte Suprema, a un mero concurso de popularidad o consideración de nombres. No es allí donde está la prioridad. Estamos viviendo un momento en el cual, la dirigencia política y la ciudadanía en conjunto ponen en cuestionamiento el accionar y el funcionamiento del Poder Judicial. Y esto sucede en el marco en el cual se está viviendo una situación de desamparo por parte del Poder Judicial, y reina una necesidad de justicia. Queremos quedarnos tranquilos de que la corrupción no quede impune.
El gobierno de Mauricio Macri tiene la responsabilidad de garantizar esto, que la corrupción sea condenada. Que los responsables del gobierno anterior, en todos sus niveles paguen por sus delitos y cumplan sus condenas. Para lograr esto se necesita poner el ojo en la capacidad operativa de los fiscales, en la capacidad y calidad de los fallos de los Jueces, en la capacidad del Ejecutivo para respetar y cumplir los fallos judiciales, y en la inclusión de una concepción igualitaria que respete la visión de género en el accionar de la Justicia. Son varios los elementos que debe trabajar el Poder Judicial.
En un País en el cual la minería provoca grandes derrames de cianuro como sucede en Jáchal, San Juan; donde la especulación inmobiliaria destruye los humedales provocando muertes e inundaciones como sucede en la Provincia de Buenos Aires; donde comunidades originarias son expulsadas de sus tierras y le son negados sus derechos, como sucede en el Norte Argentino; donde un empresario puede adueñarse de un Lago y cerrar los accesos públicos, como es el caso del Lago Escondido en Río Negro; en todos estos aspectos y muchos más la Justicia argentina se encuentra en deuda con la ciudadanía.
El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner finalizó en medio de escándalos, denuncias y sospechas de asociaciones ilícitas, sobreprecios en la obra pública, corrupción, desvío de fondos y la existencia de valijas voladoras con dinero de los contribuyentes. El gobierno actual tiene la necesidad y la urgencia de enjuiciar y castigar esta corrupción. Y esto nos obliga como sociedad a mirar el único poder democrático que no es elegido por el voto popular: el poder Judicial.
Analizando el funcionamiento de la Justicia elevaremos la calidad del debate social y político, y estaremos lejos de limitarlo al análisis de las cuestiones personales de Margarita. A su vez, el planteo de que Stolbizer integre la Corte Suprema de Justicia plantea la necesidad de recuperar la confianza en esta institución, ubicando a referentes confiables y de honestidad probada, como lo es Margarita. Y nos alerta de la necesidad de avanzar en reformas que cumplan ese doble rol de fortalecer su funcionamiento y devuelva la confianza de la ciudadanía.
Debemos enfocarnos no solo en las competencias constitucionales, sino también en la experiencia probada de cualidades humanas y trayectoria de vida. Y es por esto que amplios sectores de la política y el poder judicial ven con buenos ojos la nominación de Stolbizer, pues ella es a claras quien mejor cumple con estos requisitos.
Quizás en algún momento también exigiremos estos requisitos para quien presida la Nación Argentina.
Facundo Despo
Vicepresidente-GEN Escobar
Secretario General Juventud GEN Primera

viernes, 26 de febrero de 2016

Grasas saturadas: cuándo y por qué se convirtieron en el enemigo

Nutrición

Durante mucho tiempo fueron culpadas por casi todos los males de origen nutricional en la salud. ¿Estuvimos equivocados?

La manteca, un alimento con elevado porcentaje de grasas saturadas.


Hasta hace muy poco tiempo, e incluso en la actualidad, cuando se habla de grasas saturadas en nutrición, el mensaje es claro: hay que mantenerse alejado de ellas a toda costa. Nutricionistas y cardiólogos las desaconsejan advirtiendo a sus pacientes sobre la gran amenaza que representan para su sistema cardiovascular. Estos profesionales hacen lo correcto, pues se basan en el paradigma científico reinante. Sin embargo, la ciencia es dinámica y se revisa constantemente. ¿Hemos estado evitando las grasas saturadas sin motivos?
Un poco de historia
El principal impulsor de la tendencia anti-grasa saturada es, muy probablemente el ya fallecido fisiólogo e investigador estadounidense, Ancel Keys. A mediados del siglo XX, este científico publicó un estudio que revolucionaría el mundo: el “estudio de los siete países”,  el cual mostró datos epidemiológicos y nutricionales de EE.UU., Finlandia, Holanda, Italia, Grecia, la ex Yugoslavia y Japón. Durante años Keys y su equipo trabajaron recogiendo y analizando una enorme cantidad de datos usando modelos matemáticos complejos basados en ecuaciones de regresión. Sus conclusiones fueron concretas: a mayor consumo de grasas saturadas y de colesterol, mayor era la cantidad de muertes por enfermedad cardiovascular. 
Cuando Keys comenzó su cruzada contra las grasas saturadas, un nuevo paradigma nació en la nutrición. Las guías alimentarias, la industria, y el mundo de la salud, comenzaron caminos tendientes a disminuir por todos los medios el consumo de grasas saturadas. La decisión fue que lo mejor para suplir ese vacío en la alimentación, tanto energético como cultural, eran los carbohidratos. Mientras el sector agroalimentario relacionado con la producción de granos y la industria azucarera festejaba la decisión, millones de personas lo lamentarían en las décadas venideras.
El enorme aumento en el consumo de carbohidratos refinados nos traería, en parte, fenómenos que venimos apreciando desde hace mucho tiempo: obesidad pandémica, diabetes, resistencia a la insulina, síndrome metabólico, y paradójicamente, mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares, que era aquello que quería prevenirse en primer lugar.
Poniendo blanco sobre negro
A fines de mayo del 2010, se llevó a cabo en Copenhague, Dinamarca, un simposio científico que reunió a algunas de los referentes más importantes del mundo de la nutrición, entre quienes estuvo Walter Willet, epidemiólogo y director del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Harvard. El tema a debatir fue el estado del arte de la evidencia sobre la reducción del consumo de ácidos grasos saturados sobre la incidencia de enfermedad coronaria. Como resultado del simposio, en la que, “oh casualidad”, se hace referencia a la presencia de factores de confusión en aquel “estudio de los siete países” realizado otrora por Keys, que determinaban que sus conclusiones NO habían sido estrictamente correctas. 
Pero, ¿por qué arribó Keys a esas conclusiones?
No vamos a profundizar sobre metodología científica, pero en estudios de este tipo llamados observacionales, uno puede buscar correlaciones entre unos eventos y otros, pero en ninguna medida puede hablarse de causalidad. Keys no solo basó sus conclusiones en un estudio observacional, sino que hizo algo que en ciencia es altamente repudiable: eligió incluir sólo aquellos casos en los que su hipótesis se confirmaba, lo que conceptualmente se llama sesgo de confirmación. De ese modo, incluyó en el estudio a los países en los que la correlación podía observarse, pero decidió ignorar aquellos en los que esto no pasaba.
¿Dónde estamos hoy?
El 12 de junio de 2014, la revista estadounidense Time presentó una edición que revolucionó al mundo de la salud, especialmente el relacionado con la nutrición. La tapa mostró una imagen muy simple: un rulo de manteca sobre un fondo negro. Su título: “coma manteca”; el subtítulo en cuestión: “Los científicos etiquetaron a la grasa como el enemigo. Por qué se han equivocado.”
Como cualquier medio de comunicación, Time buscó generar un gran impacto y efectivamente lo logró. Una serie de publicaciones científicas actuales de buena calidad acumulan evidencia de que no son las grasas saturadas las responsables de todos nuestros males, sino el exceso de carbohidratos refinados.
Entonces, ¿consumir grasas saturadas es bueno? Primera cuestión: usted no come grasas, come alimentos.Si pudiéramos resumir las principales fuentes alimentarias de grasas, caeríamos casi inexorablemente y salvando algunas excepciones, en los siguientes alimentos: aceites, carnes, lácteos, huevos, pescados, frutos secos y semillas. Luego podríamos hablar de subproductos industriales, pero el origen será, casi seguramente, alguno de los alimentos mencionados. No se puede hacer una traducción perfecta entre alimentos y grasas, por lo tanto, no confundamos recomendaciones sobre nutrientes con recomendaciones sobre alimentos. Es interesante, en este sentido, decir que cada uno de estos alimentos presenta una composición heterogénea de ácidos grasos. Vale aclarar que lo que llamamos grasas, son principalmente triglicéridos, que a su vez, están formados por ácidos grasos. Por ejemplo, la grasa láctea, que constituye una de las fuentes paradigmáticas de ácidos grasos saturados, contiene 1/3 de sus ácidos grasos en forma insaturada. O yendo al aceite de oliva, famoso por su gran contenido en ácidos grasos monoinsaturados y propiedades “cardioprotectoras” contiene hasta un 14% de ácidos grasos saturados en promedio. 
Segunda cuestión: cuando usted evita comer algo, probablemente lo reemplace por otro alimento. El paradigma de Keys trajo un miedo compulsivo a ciertos alimentos, como los lácteos enteros y los huevos. A la vez que caía en EEUU el consumo de estos, aumentaba sustancialmente el de cereales de desayuno, harinas refinadas, azúcar y margarina. 
La investigación científica en nutrición es mucho más compleja de lo que se cree. En parte, y simplificándolo un poco, porque cuando se reduce el consumo de un alimento o de un macronutriente, es probable que se aumente el de otro. Entonces, ¿qué provoca el efecto? ¿fue la disminución de aquello, o el aumento de esto? Llegar a conclusiones tajantes es prácticamente una quimera. 
Más allá del título altisonante de “coma manteca” de la revista Time, ninguna institución de corte sanitario-científico propone aumentar el consumo de grasas saturadas. Por el contrario, instituciones como la FESNAD (España) o las Dietary Guidelines 2015-2020 (EEUU) siguen insistiendo en su reemplazo por insaturadas, especialmente poliinsaturadas. El reemplazo por hidratos de carbono de alimentos altamente procesados, como ya lo mencionamos, es una mala decisión.
¿Cómo llevar esto a las decisiones alimentarias del día a día? Acá van algunas sugerencias:
-Si puede hacerlo, priorice el consumo de pescado por sobre otras carnes como las de ave o carnes rojas en general. No le tema a la carne vacuna o a la de ave, pero en pos de optimizar su alimentación, opte más veces por el pescado. 
-Las carnes magras no son la panacea. A veces, la locura en pos de que todas las carnes sean magras, nos lleva a malas decisiones o a compensaciones. En ese sentido, podría decirle, y tome esto como mi posición profesional, que elija una tira de asado al plato antes que un sándwich de cuadril con pan blanco; e incluso una porción de pata-muslo de pollo por sobre empanadas de pollo hechas con pechuga. Los efectos sobre la saciedad son bien diferentes. En resumen, si usted va a reemplazar esa grasa para compensar el consumo de harinas o de algún postre azucarado, sepa que no está tomando una buena decisión.
-¿Enteros o descremados? El criterio es el mismo que el anterior. “Ahorrar calorías” de la grasa para consumirlas en forma de harinas o azúcares es una mala decisión. Sepa, igualmente, que no es lo mismo un yogur entero natural (sin azúcar añadido) que un queso untable procesado.
-Buenos alimentos fuentes de grasa insaturada: elija frutos secos como nueces, almendras, castañas, avellanas. Pescados. Aceite de oliva virgen o extravirgen, fundamentalmente crudo. Palta. Aceitunas. Semillas: chía, lino, calabaza, sésamo, girasol, etc.
Más allá de estas recomendaciones y de las posiciones de organizaciones científicas muy serias, nunca viene mal un poco de sentido común. En este sentido, no le tema a las grasas saturadas, pero tampoco las ponga en un pedestal.

martes, 23 de febrero de 2016

AFIP DETECTÓ 36% DE IRREGULARIDADES EN UN IMPORTANTE POLO GASTRONÓMICO DE ZONA NORTE



La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) relevó comercios del polo gastronómico de Ingeniero Maschwitz donde detectó que el 36% de los locales presentaron irregularidades en su facturación y que el 28% de los trabajadores no estaban debidamente registrados.
 
El operativo fue llevado a cabo por funcionarios de la Dirección General Impositiva (DGI) y la Dirección General de Recursos de la Seguridad Social (DGRSS) que abarcó a 86 comercios de los cuales 31 presentaron irregularidades.
 
Sobre los comercios en infracción, 23 pueden derivar en clausuras por no emitir tickets o facturas y 8 podrían recibir multas por incumplimientos formales.
 
Las clausuras se pueden extender desde los 3 a 10 días y las multas pueden variar entre $300 a $ 30.000.
 
El operativo incluyó la participación de “agentes fedatarios”, es decir, aquellos que actúan como clientes para constatar la obligación de emitir y entregar facturas por parte de los vendedores.
 
En lo relativo al control de las normas de la Seguridad Social, se visitaron 21 comercios y relevaron a 67 empleados de los cuales el 28% presentó irregularidades en su registración.

viernes, 12 de febrero de 2016

Recomendaciones para prevenir Dengue, Zika y Chikunguya


Información N° 4

La Agencia de Extensión Rural del INTA Islas del Ibicuy, hace Recomendaciones para prevenir Dengue, Zika y Chikunguya. Es conocida la situación sanitaria generada como consecuencia de la propagación de los virus causante de estas enfermedades. Teniendo en cuenta la zona de influencia del proyecto con enfoque territorial del Delta entrerriano, donde la presencia de agua es muy importante, agravada por la situación de inundación, es que ante la posible presencia de mosquitos que puedan transmitir dichas afecciones, se aconseja:



·         Dengue, Zika y Chikunguya: son enfermedades trasmitidas por mosquitos que habitan en las casas, en objetos donde se junta agua.
·         En las huertas familiares y hogares, es necesario eliminar los criaderos de mosquitos:
-      Cambiar el agua de los floreros
-      Tapar los recipientes donde se junta agua
-      Desmalezar patios y jardines
-      Dar vuelta baldes y recipientes
-      Eliminar los objetos que no se usen
-      Limpiar y cambiar todos los días el agua de bebederos de los animales.
·         Se debe evitar la picadura de mosquitos:
-      Aplicar repelente sobre la piel expuesta al aire libre
-      Cubrir con tul cochecitos y cunas de bebes
-      Usar tabletas y espirales en las habitaciones
-      Colocar telas mosquiteras en puertas y ventanas
·         Ante fiebre alta sin resfrió o alguno de estos síntomas:
-      Dolor abdominal
-      Dolor en las articulaciones
-      Dolor de cabeza
-      Sangrado de nariz y encías
-      Dolor muscular
·        O ante cualquier duda: consultar al centro de salud más cercano


En las huertas el riego es fundamental.
Para disminuir riesgos dentro de ellas, no dejar recipientes donde se acumule agua
Más información: benavidez.hugo@inta.gob.ar